Los lugares más increibles para hacer el amor - Motel La Herradura- Bucaramanga - Floridablanca.

Los lugares más increíbles para hacer el amor

10 agosto, 2018
Curiosidad

Las ganas espontáneas e incontrolables de hacerlo pueden llevarnos a tomar riesgos que luego de la calentura nos preguntamos ¿Cómo lo hice? Es que no importa si es en un lugar público, con extremo frío, sucio o sagrado ni con quien, porque puede que sea con la pareja estable, con alguien que nos guste mucho o simplemente por tragos ya que desde que haya ganas ¡No importa nada!

Sin embargo, lo recomendable, seguro, tranquilo y limpio es hacer el amor en el motel La Herradura y aguantarse un poco para no exponerse, como por ejemplo cuando tan pronto saliendo de una discoteca y en el parqueadero de la misma las ganas no se aplacen. En La Herradura también podrás cumplir con tus fantasías explorando lugares como en un jacuzzi, un sauna, un turco, un sofá erótico, el columpio de acrobacias sexuales de la Suite Dúplex o desde el balcón de la Suite Imperial con vista a la ciudad.

Un dato muy importante para tener en cuenta es que desde finales del año pasado (2017) rige en Colombia un nuevo Código de Policía y tipifica como contravención el realizar actos sexuales, obscenidades o exhibicionismo en la vía publica y nos obliga a pagar una multa tipo 3 por valor de $416.000. A continuación, entérese de algunos de los lugares más insólitos, pero mejor no se arriesgue y venga a La Herradura.

     1. En el mirador de Ruitoque

Mirador que se respete siempre tiene un carro agitándose de lado a lado y con los vidrios empañados o alguna moto abandonada esperando por sus dos ocupantes. En Bucaramanga y su área metropolitana además de Ruitoque en donde se encuentra una piedra gigante (ideal para expresar amor) al costado de la vía antes de llegar a la antigua discoteca Mr. Badillo, también tenemos muy cerca los miradores de la vía al aeropuerto, los de la vía a Cúcuta, el del Santísimo, los de la Mesa de los Santos y un sinfín que hace que la lista sea grande porque la ciudad está en medio de las montañas.

     2. En el Jardín Botánico

En Floridablanca, muy cerca del Motel La Herradura se encuentra el Jardín Botánico Eloy Valenzuela, en el cual alguna vez alguien que participó en un concurso en nuestras redes sociales por pases de cortesía de La Herradura, nos contó que lo hizo con su pareja escondidos tras unos matorrales que no impedían del todo que cualquiera que transitara por allí los viera.

     3. En una piscina pública

… Y mejor si esta temperada o con el agua calientica. Pero ojo, otro peligro de hacerlo en un lugar público es que alguien nos podría estar grabando o tomando fotos y luego subirlas a las redes.

     4. En un avión

Es la fantasía que siempre sale a relucir cuando en un grupo de amigos se habla de sexo. Lo que muchos quieren cometer, pero no pueden, y no lo digo porque no todo el mundo se haya subido en un avión, sino porque es muy jodido que ningún auxiliar de vuelo o pasajero no se de cuenta que dos personas están entrando al mismo tiempo al baño, tocaría entrar de a uno pero muy bien camuflados.

     5. En el baño de la empresa

Más que suficiente motivo de despido inmediato, solo el hecho de mantener una relación sentimental entre compañeros de trabajo no está permitido en los reglamentos de trabajo peor aún que los pillen en esa clase de ajetreo laboral.

     6. En un ascensor

Ahora sería muy tonto tener relaciones sexuales en un ascensor, a no ser que el descaro sea tal, que alguien quiera ser grabado y ser protagonista de una película porno en vivo para darle distracción a esas noches largas y tétricas de los celadores o guardas de seguridad como les dicen ahora por aquello de dizque para no ofender ni herir susceptibilidades.

     7. En la cama de los suegros

Aquí sí que se rompe con cualquier protocolo, etiqueta y veneración al lugar sagrado en donde engendraron a la novia de uno. Habrá al menos que procurar de no mojar y dejar tendiditas las sabanas de los cuchos.

     8. En una sala de cine

Esta es otra de las típicas fantasías que uno escucha por ahí y que el instinto voyerista de cada persona quisiera satisfacer. Puede ser un mito porque nunca se ve nada moviéndose sospechosa y agitadamente en las anticuadas sillas de los teatros de bajo costo o en las sillas tipo avión de los cines de ahora.

Compártelo en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
WhatsApp chat